lunes, 9 de diciembre de 2013

Mueren las palabras


Mueren las
palabras
presas
de su
propia
agonía

mientras los cadáveres
de los que fueron

sus verbos
nacientes
fallecen

sin el aire
que debieron
respirar.


Y ya sin palabras
yo fallezco
en el silencio
de un ruido

que jamás
debío
existir

en el espacio
que mi mente
les dejó

para poder
nacer.

Bueno, pues por
eso me voy
sin hacer
ningún ruido.


3 comentarios:

  1. Necesitaba escribir esto, no se lo que significa.
    Gracias si alguien lo leyó, mejor no leerlo.

    En el fondo estoy viva, lo que pasa es que se me mueren todas las palabras.
    Las dejo ahí.
    Otro día me pasaré a enterrarlas.
    Prefiero dejarlas al aire ahora.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, :(, pues no se cuanto tiempo voy a aguantar viva, quizás empiecen a vivir mis palabras y a morirme yo.

    Y cuanto más pronto mejor.
    :)

    ResponderEliminar
  3. Mmmm AMAPOLA... si las palabras están aquí es porque ellas y tú estáis vivas cielo... nada muere en realidad. Ni las palabras mientras haya alguien que las lea, ni nosotros mientras haya alguien que nos recuerde...

    A ellas las leo y a ti te recuerdo... así que nooooo ¡¡ ESTÁS VIVAAAAAA !!


    Muaaaaaaaaaaaaaaakss preciooosa... que tu día sea feliz mientras lo vives:))

    ResponderEliminar

Un saludo a quien visite mi blog.
Si quieres puedes dejar un comentario, se agradecerá un poco de luz.