lunes, 25 de abril de 2016

entierro

He estado en el entierro de la ciega.
Ni siquiera estaba el gato...

Me pregunto si también murió.

8 comentarios:

  1. Yo creo que el gato , también dio un mal paso y cayó por el precipicio , ya que al no tener a su dueña , quien iba a darle de comer , si no había nadie más.
    Te deseo una feliz semana , besos de Flor.

    ResponderEliminar
  2. Pues por lo menos que esté en el cielo de los gatos por su gran fidelidad. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Siempre tan trágica. El gato independiente anda cazando por ahí.
    La coleguita recuperó la visión tras el tortazo. Y ahora lo mira y examina todo con mucho tiento. No vaya a ser que de otro golpe pierda el oído.

    ResponderEliminar
  4. La cieguita.

    Lo de coleguita como que no pega. No era amiga mía.

    ResponderEliminar
  5. La cieguita.

    Lo de coleguita como que no pega. No era amiga mía.

    ResponderEliminar
  6. Siempre tan trágica. El gato independiente anda cazando por ahí.
    La coleguita recuperó la visión tras el tortazo. Y ahora lo mira y examina todo con mucho tiento. No vaya a ser que de otro golpe pierda el oído.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por vuestras visitas. Besos.

    ResponderEliminar

Un saludo a quien visite mi blog.
Si quieres puedes dejar un comentario, se agradecerá un poco de luz.