miércoles, 29 de julio de 2015

sin explicación

No sé por qué las tristezas sobreviven a los hucaranes
de sentimientos y no se ahogan jamás.

Tampoco entiendo por qué
las extrañas olas de mares que desconozco
no paran de charlar
sobre el mundo.






Ya sólamente me queda entender la Vida.

Besos.

8 comentarios:

  1. Las tristezas anidan en nosotros, es difícil desprenderse de ellas, se hacen fuertes; pero tampoco hay que ponérselo fácil, si ellas resisten, nosotros más.
    Que la lluvia del ayer no moje tu piel.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Es verdad, las olas no paran...

    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Precioso, no son eternas las tristezas aunque lo parezcan, los mares tienen una función y la vida es misteriosa, hay que disfrutarla, besines!

    ResponderEliminar
  4. Precioso, no son eternas las tristezas aunque lo parezcan, los mares tienen una función y la vida es misteriosa, hay que disfrutarla, besines!

    ResponderEliminar
  5. Bullicio interno, siempre presente, siempre constante...
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  6. Entender la vida...
    Nunca la he entendido.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. mejor sentir que preguntar lo que no tendrá respuesta
    besitos

    ResponderEliminar
  8. la vida ese galimatías......que se sumerge en un laberinto del que todavía no sé salir....

    Besos

    ResponderEliminar

Un saludo a quien visite mi blog.
Si quieres puedes dejar un comentario, se agradecerá un poco de luz.