jueves, 30 de junio de 2016

orgullo

Su orgullo de elefante
grande
no le permitía ver más allá
de las narices de su
crecido ego.


Así que cuando vió
a
aquel árbol gigante
plantado en medio
del camino

al cementerio
dónde debía ir
...

lo agarró sin vacilar
con su trompa
y lo arrancó de cuajo
del suelo.


Y no cayeron frutos
pero se quedó
más ancho que pancho

con el camino libre
y las raíces colgando

del árbol como si ya
no supieran qué hacer
y toda su existencia de años
pegadas al árbol
y a la tierra que lo vio
nacer

quedase diluida
en un mísero instante.

9 comentarios:

  1. Quedarse pancho es muy guay eh...

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Se lo preguntaré al elefante Xavi.

    No te preocupes.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. He agregado algunas palabras al poema Xavi.
    No se si las podrás ver,
    porque no sé cuàndo
    te podrás pasar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Jajaja, lo de pancho siempre me hace mucha gracia ...

    Un beso, linda.
    Buen fin de semana :))

    ResponderEliminar
  5. Vaya con el elefante. Tendré que ir y reñirle. Que cansino todo! Que trabajo le costaría a él!
    En fin, hija, la vida.
    Besito.

    ResponderEliminar
  6. Vaya con el elefante. Tendré que ir y reñirle. Que cansino todo! Que trabajo le costaría a él!
    En fin, hija, la vida.
    Besito.

    ResponderEliminar
  7. Jajajaj, qué bueno lo de se quedó más ancho que pancho, jajajaj
    Besos

    ResponderEliminar

Un saludo a quien visite mi blog.
Si quieres puedes dejar un comentario, se agradecerá un poco de luz.