viernes, 11 de octubre de 2013

desde la oscuridad de las tinieblas


Solamente me visitan las sombras de la noche.

Y, a veces quiero estar sola, sin sombras, sin nada , incluso sin oscuridad.



4 comentarios:

  1. Aquí no hay sombras, Xavi, tú ves visiones.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Las sombras son...de uno mismo...si no hay sombras...mejor...pero por otro lado...si no conocés las sombras...no podés calibrar las luces...y por un lado del revés...si nunca sentiste a esas sombras...creo que la vida es generosa y por un último lado...si conociste un día a las sombras y ahora no están...pues bien ahí

    ResponderEliminar
  3. un abrazo, Gla, gracias por tu luz.
    :)
    Un beso¡

    ResponderEliminar

Un saludo a quien visite mi blog.
Si quieres puedes dejar un comentario, se agradecerá un poco de luz.