miércoles, 16 de octubre de 2013

sombras


A veces salen de sus escondites, y las veo pasar aburridas de sí mismas.
Son como monstruos inexistentes que desearían llevar mi alma a los más remotos infiernos, y no se qué me pasa, desaparecen sin
dejar rastro,

No están.

Y me pregunto qué será de ellas, y solamente pienso que seguramente estarán ya muy felices dentro de su triste hogar.

6 comentarios:

  1. Puede que no sea triste ese hogar y si...si...se habrá acostumbrado...esa sombra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá que no, no sea triste ningún hogar.
      Un abrazo para ti. Y, un beso.

      Eliminar
  2. El sol solamente produce sombras, mi querido Xavier.

    ResponderEliminar

Un saludo a quien visite mi blog.
Si quieres puedes dejar un comentario, se agradecerá un poco de luz.