miércoles, 21 de septiembre de 2016

confesión

Yo no estaba loca
antes de morir.

Me volví loca
después

cuando se me pudrieron
todas mis esperanzas
y mis sueños

cuando me privaron
de la libertad
de sentirme
humana

y me hice flor.

Desde entonces no
tengo ya cura
ni remedio.

Estoy cansada.

Quisiera ser viento
y perderme
en horizontes no humanos
donde dioses

sin poder
suplican a los
cielos perdón.

3 comentarios:

  1. Creí que ya había pasado todo. Algo grave deben haber hecho los dioses para implorar perdón.

    Beso

    ResponderEliminar
  2. Me alegra saber eso bellísima. Te dejo un abrazo muy apretado.

    ResponderEliminar

Un saludo a quien visite mi blog.
Si quieres puedes dejar un comentario, se agradecerá un poco de luz.