viernes, 31 de octubre de 2014

dolor

Sigue el dolor ahí , apresado en mi alma,
no hay manera de echarlo.

Da igual, que se venga conmigo
que lo cuidaré bien.

Besos.