viernes, 13 de noviembre de 2015

azar

Menos mal que a veces
me doy paseos
para ver crecer la vida
alguna vez.


Menos mal
que no estoy muerta aún.

5 comentarios:

  1. Creo que estoy haciendo un esfuerzo sobrehumano por mantener mi ànimo a flote ( y tampoco sé si esto es bueno o no).

    Todos los días me digo esto y lo otro y lo de más allá para cambiar y ser una smspola azzul distinta pero yo me veo igual que siempre.

    ResponderEliminar
  2. Nada de lo que te sucedio puede quebrar la voluntad de vivir. Yo vivi tambien una situación muy, muy complicada, lo primero que hice fue perdonar a los causantes de mi dolor, lo segundo, olvidar, no volver a pensar en el asunto. Es dificil olvidar, pero mi voluntad de ivir, hizo posible el olvido. No pensar el ello, no meter el dedo en la herida a cada rato, no haablar con otras personas de ese problema y no escribir en el blog del asunto. ¡Mujer! olvida todo, un clavo saca a otro clavo. Utiliza todos los medios a tu alcance para olvidar. Yo saque y eche al basurero muchas cosas y finalmente deje de pensar y recrearme como un masoquista de mi dolor, tal es el caso que un dia -años despues- trate de recordar como era su cara y no pude.
    El remedio esta en olvidar la herida y no pensar en ello.
    Un beso y un abrazo

    ResponderEliminar
  3. La vida crece aunque a veces está en letargo
    :*)

    ResponderEliminar

Un saludo a quien visite mi blog.
Si quieres puedes dejar un comentario, se agradecerá un poco de luz.