miércoles, 11 de noviembre de 2015

VIENTO HELADO

Me va quemando la sangre,
de heridas abiertas

que ya no sé qué hacer para que cierren.




No quiero cerrar todas las puertas que abrió mi corazón, pero es posible que si no lo hago
venga un VIENTO HELADO

y cierre mi alma al amor.


Así que no sé que hacer, tal vez sea bueno que venga un viento helado, y me haga inmune a esa cosas
y así inmune ya no sufra más.






3 comentarios:

  1. Buenas noches, Amapola Azzul:

    Cuando se es tan sensible, lo mejor es abrigarse. Y colocarse unas piedrecitas en los bolsillos, para que el viento no nos lleve a su antojo.

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  2. La inmunidad al amor es la llave de la felicidad.

    Besos

    ResponderEliminar

Un saludo a quien visite mi blog.
Si quieres puedes dejar un comentario, se agradecerá un poco de luz.