lunes, 7 de agosto de 2017

agua salada


Echo de menos
el
mar.

Y su quietud
de olas
donde escondía
la sonrisa
mi serenidad.




3 comentarios:

  1. Besos, Amapola.
    A mi me queda menos para ir verlo. Cuando esté allí, te mandaré su recuerdo

    ResponderEliminar
  2. El mar siempre sana. Ojalá puedas rozarlo pronto.

    ResponderEliminar

Un saludo a quien visite mi blog.
Si quieres puedes dejar un comentario, se agradecerá un poco de luz.