jueves, 4 de diciembre de 2014

relato inventado,

Él le juró amor eterno, por eso se buscó una novia nueva, pálida y sólamente con huesos.

Se veían en el cementerio, después de las 12 pm, y ella le regaló su mejor diente, el que todavía no estaba cariado, él lo guardó como un tesoro, en medio del hueco de su órbita vacía en su ojo izquierdo, y así sellaron su amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un saludo a quien visite mi blog.
Si quieres puedes dejar un comentario, se agradecerá un poco de luz.