sábado, 8 de marzo de 2014

relato triste de una mañana gris

Ella estaba allí, y sin ningún remordimiento, vio a aquella persona , con sus dos alas,
su sonrisa y sus dos ojos azules.

Y bueno, pues no se lo pensó dos veces, y cogió prestadas sus alas, se las plantó, ahora ella ha desaparecido , no se sabe donde está.

Abajo en la tierra alguien esta sangrando por la espalda, y lo único que hace es caminar gritando al cielo.


Un beso.



3 comentarios:

  1. Vaya con la ladrona de alas...

    Quizás esté desvalijando un banco.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Si la encuentras me avisas.

    Un beso.

    ResponderEliminar

Un saludo a quien visite mi blog.
Si quieres puedes dejar un comentario, se agradecerá un poco de luz.