viernes, 18 de abril de 2014

Avelina .

Avelina vivía en una luminosa casa llena de macetas , a las que no le faltaba la luz del sol.
Entre el agradable olor a pies de su fiel y adorado esposo, el aliento a jazmín de su inseparable mascota, y el olor a flores de los pañales recién florecidos de su pequeño niño cuyos pañales además sabían cantar perfectamente , no necesitaba ya ningún AMBIENTADOR.

Y música tampoco, en la paz del hogar estaba toda su vida.


2 comentarios:

  1. Avelina.... ya la recuerdo.
    Siempre bebiendo...

    ResponderEliminar
  2. Por lo menos tienes memoria.
    Besos.

    Dale recuerdos de mi parte.

    ResponderEliminar

Un saludo a quien visite mi blog.
Si quieres puedes dejar un comentario, se agradecerá un poco de luz.