miércoles, 24 de agosto de 2016

Agustín y Gabriela

Agustín llevaba demasiado
tiempo sin ver a
Gabriela , su mejor amiga
de la época de su ingreso
en la sala B
para enfermos mentales
descompensados.

Quién le iba a decir
que hoy volvería
a verla en la ferretería
de la calle Aguas
comprando unas tijeras
y varios modelos de cuchillos.

Fué una grata sorpresa
para él,
por fin podrían retomar
su amistad.

5 comentarios:

  1. Se me ha ocurrido sobre la marcha.
    Acepto ideas para continuar el relato.


    Besos.

    ResponderEliminar
  2. El médico que le dio el alta a Gabriela necesita tratamiento...

    Besos.

    ResponderEliminar

Un saludo a quien visite mi blog.
Si quieres puedes dejar un comentario, se agradecerá un poco de luz.